Ilustración SKY TEA, arte digital y como empecé a usar procreate

¡Muy buenas a todos!

Hoy vengo con una entrada de una ilustración que ya tiene unos pocos meses, pero me apetecía comenzar con ella, porque esta ilustración ha sido para mí como alcanzar la gloria, una gloria digital.

Inciso “Story Time”

Llevo dibujando desde que tengo uso de razón, y tener un lápiz en la mano era entretenimiento asegurado para horas y horas, hasta día de hoy. Pero en mi niñez probé las mieles del arte digital en un ordenador que arrancaba con Window 95 y con él, el clásico y mítico programa Paint. Aquello me pareció otro nivel, como subirse a una nave espacial y atravesar el espacio, dibujando formas geometricas para crear una casa de perro, un árbol y un cielo con nubes. Con el perro nunca me atreví, la casa ya era lo suficientemente atroz como para darle el mismo destino al perro, prefería deleitarme con el paisaje pixelado.

Desde entonces, he usado diferentes programas digitales para explayar mi creatividad con fanarts de Disney y Sailor Moon, la edad es lo que tiene. Más tarde ya me atrevía con mis personajes originales de las historias que nunca compartí y que jamás darán la luz por ser demasiado experimentales. Siempre, siempre, siempre a punta de ratón y… curiosamente siempre en Paint. Si algo aprendí tan joven, es que si dominas un arte, no pierdas el tiempo tratando de dominar otro, ya suficientes horas perdí en el Paint como para pasarme a otro, ¡ni en sueños! Vaya forma de pensar mas enclaustrada, pero bueno… era así.

Cuando entré en Bachillerato de artes, me regalaron mi primera tableta digitalizadora. Le daba caña a muerte, yo quería dominar ese arte haciendo mis personajes, esta vez ya eran personajes originales con los que roleaba con mis amigos en internet. De eso no me avergonzaba, los seres experimentales y mucho rol, sirvieron para crear personajes mas creíbles y profundos. Pero aquí ya tenía que pasarme a Photoshop, por consejo de sabios -mi familia, y la gente de Bellas Artes-.

Así que en resumen, he usado Photoshop desde hace bastante tiempo, pero había que estudiar mas técnicas que realizar la práctica del dibujo en sí, siempre tener le programa actualizado para que todo funcionara de forma perfecta. Y aunque ya dominaba bastante el dibujo en este programa, nunca me volqué al 100% porque mis ilustraciones ganaban mas calidad y carácter con las técnicas tradicionales. No sé si era por tantos años practicando con el lápiz o por la frustración de que en Photoshop, una capa no se sellara o las líneas se pixelaran, que le dediqué mucho más tiempo al arte tradicional.

He estado en el limbo digital durante muchos años. Cuando hice el grado superior de ilustración, aprendí técnicas tradicionales que aún cuando veo artes finales de entonces, me siguen fascinando. Y aunque hice muchos examenes en Photoshop e Illustrator, decidí que eso no era para mí. Hasta que llegados a una cierta edad, dejas de estudiar para trabajar, y el tiempo que dispones se vuelve ínfimo.

La frustración por llegar de noche a casa y no diferenciar correctamente los colores de una acuarela, o el dolor tremendo de espalda a esas horas del día ya era insoportable, os aseguro que el estrés por no dibujar era demasiado para mí. Yo me desahogo dibujando, es así. Y el fin de semana sabe a poco. Y todo el royo de historia es para deciros que por eso decidí comprarme un iPad Pro, y con el, el programa Procreate.

No quiero ponerme intensa -tarde…- pero mi vida ha cambiado. Ha dado un giro de 180º. Yo estaba muy en contra de esto, porque soy de las que piensan que se aprende a dibujar copiando hasta la muerte, y con un lápiz en la mano, pero tengo que admitir que yo necesitaba un iPad. Me llevó meses decidirme y no puedo estar más contenta. Ahora dibujo comodamente en el sofá sin dolor cervical, sin problemas de iluminación y con la simulación digital de cualquier técnica tradicional. ¿Qué os puedo decir…? la vida dura del trabajador, que te hace caer pero yo lo hice movida por un gran motivo.

Hice algunas prácticas hasta que me solté, aquí os enseño alguna muestra:

Pero quería hacer una ilustración terminada -no creáis, es difícil terminar una ilustración en poco tiempo y de la cual te sientas orgulloso-. De ahí surgió la idea de “La hora del té mágico”.

No quería ponerme ningún límite, solo quería divetirme -¡bajo el trabajo duro de la prácitca! pero divertirme XD- hacer algo sencillo, con colores bonitos, y sobre todo algo que tuviera dominado y que no supusiera encajar anatomía facial ni nada por el estilo. Aunque no sé que es peor, también os lo digo. Me apetecía algo de color pastel, romántico, con líneas en tono sepia, sin cargarlo de sombras ni textura, puro color.

Esta idea proviene de una ilustración mas compleja de hace unos años, y automáticamente pensé que podría funcionar bien la tetera, el café/té y la taza por si sola, que no le hacía falta nada más, y así lo hice.

Os puede llegar a resultar que se sale de mi línea de dibujo de siempre pero no sabéis cuanto disfruto, además de que creo que he encontrado la forma de hacer ilustración de mi estilo, romántica, vintage, dentro del arte digital y para mi es un paso adelante gigante. Y sobre todo, sobre todo, me hace seguir dibujando con más ganas aún. Así que Apple ha hecho de mi, una ilustradora feliz ♥

Esta ilustración la podéis encontrar en Pinterest, y para comprar en mi tienda Etsy en dos formatos, en A4 y A5. Tenéis los enlaces en los títulos de las plataformas.

Además, aunque sigo haciendo otra serie de ilustraciones en Procreate distinta a esta, estoy llevando a cabo la ilustración que acompaña al juego de Té mágico y que espero subir lo más pronto posible. Además de pegatinas, y demás.

Podría seguir explayandome hablando de lo maravilloso que es Procreate pero sinceramente, había pensado que sería mas interesante hacer un vídeo mas completo, y enseñando como usarlo. ¿Os apetece?

Pues hasta aquí la entrada ¡Muchas gracias por leer y ver!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *