Proceso de creación de personaje [Momo]

¡Muy buenas a todos!

Hoy vengo a hablar del proceso de creación de un personaje original. En concreto, de mi personaje, Momo.

En esta entrada hablaré sobre el origen de Momo, y la técnica que usé en la ilustración oficial que tengo de ella. No hablaré de anatomía, ni proporciones, porque creo que este personaje no tiene las características para hablar de ello. Pienso que con otros personajes si podré expandirme más, pero para esta, lo mejor es hablar de la técnica de la obra final.

El origen

Mi personaje, Momo, es una adolescente japonesa pelirosa que me llena de inspiración y me obliga a usar colores vibrantes y saturados. Los rotuladores, acuarelas y lápices son mis principales herramientas para darle vida y color a esta melocotoncita. También hice pruebas digitales, pero no conseguí los acabados que buscaba, ni la naturalidad, pero no creo que tardéis mucho en ver a Momo digitalizada.

El origen de Momo viene de otra de mis aficiones. Vaya, mi segundo post en el blog, y ya tengo que hablar de BJD, pero es que es inevitable ¿Qué puedo hacer? No quiero extenderme mucho, así que seré breve. BJD, son las siglas de Ball Jointed Doll, que son muñecas artículadas de resina, de origen asiático, concretamente japonés y tuvo un auge muy potente en España y en muchísimos más países, en la década 2000. Yo sigo metida en ello pero no soy activa, tengo mi colección guardada en una vitrina con amor, y en ella está incluida Momo.

El molde de mi pequeña Momito, está creado por Nuria, una maravillosa escultora española, amor de persona, a la que tuve el enorme de placer de conocer en el último evento al que asistí sobre el hobby. Además allí mismo, pude adquirir a Momo, que es una Mousse, de su marca “Merry Doll Round”.

Si os gusta, os recomiendo altamente que os deis un paseo por su web. Aquí el enlace -> Merry Doll Round. Todo lo que hace Nuria es pura profesionalidad, belleza y detalle, su trabajo es digno de admirar.

Volviendo a la ilustracción, hablaré de su nombre. Este paso parece poco importante y prescindible si se quiere, simplemente, dibujar o customizar una muñeca, pero para mí, es el paso final a la hora de crear un personaje, que es la parte que más me gusta de escribir o dibujar. Tener un personaje claro, en la mente, me permite luego desarrollar mejor las ideas en el papel, y por supuesto, una gran satisfacción final cuando ves que tu idea generada de la nada, cobra vida en forma física. Serotonina natural.

Tardé mucho en decidirme pero por fin se lo asigné. Momo en japonés, significa melocotón, y debido al cabello rosa del personaje, y su cara redondita con mofletes rosados, me pareció ideal.

Desafortunadamente, tengo la necesidad de pararme a hacer un pequeño inciso porque me parece muy importante hablar de ello.

Hace un tiempo se hizo viral una imagen creepypasta de una figura de terror japonesa (que voy ahorrarme colocar aquí) del artista japonés, Keisuke Aiso. Tengo entendido que representaba una arpía y se exponía en el museo vainilla de Tokio, donde cada verano hacen una exposición de fantasmas y monstruos japoneses, muy típico del país nipón. Han usado la imagen de esta figura para incentivar el terror en la red, además en infinidad de bulos, hasta incluso para bromas, pero también para crear videos infantiles perturbadores. En serio, muy chungos.

Tristemente me desapegué de este personaje adorable porque este huracán japonés Momo, pudo conmigo. Pero lejos de eso, creo que la cosa se extendió demasiado, a la gente se le fue de las manos. El autor y el propio museo, recibieron amenazas de muerte, por lo que Aiso terminó destruyendo su obra. Por muy terrorífica que fuera, y muy viral que se hiciera esta figura, me parece que no es justo que la gente se adueñe de algo y haga presión masiva hasta tal punto de hacer que un escultor de tal calibre, destruya su propia obra. Hay que pararse a pensar un poco en estas cosas, porque el poder que tienen las redes sociales comienza a ser un tanto nocivo, si no se controla. Como todos los excesos, hay que saber donde ponerle fin.

Dejando esto atrás, y volviendo a mi personaje, estuve un tiempo pensando qué estilo darle. No quería algo demasiado manga aunque en el fondo siempre supe que le sentaría bien ese toque de dibujo asiático, y se lo di en sus ojos grandes, lo que la muñeca no tiene; lo cual adoro, ya que esta diferencia entre las dos, es lo que las hace a ambas tan especiales, y tan distintas bajo mi percepción.

La técnica

La técnica de la acuarela también le aporta ciertos rasgos, puesto que las ilustraciones manga a todo color siempre se han realizado con rotuladores copic, acuarelas, y tintas varias.

Momo skecth bocetos ame

En esta imagen hay un recopilatorio de bocetos, preferí unirlos en una sola imagen, pero si queréis que os enseñe dibujo por dibujo, comentádmelo y haré una pequeña galería.

En los dibujos a lápiz se ve claramente como detallo los rasgos faciales y como quiero que sea su cara, su pelo, y sus facciones en general. En los pequeños bocetos a color, probé los rotuladores Promarker, muy similares a los copic, a los cuales tengo que alabar porque son una gozada y tuve la suerte de tener los colores que quería para Momo, exactamente sin tener que comprar nuevos.

Las líneas a color que contornean a las manchas de rotulador, están hechas con rotuladores Staedler, triplus fineliner. Los he usado para crear ilustraciones a pura línea, y solo tengo cosas buenas que decir de ellos, a excepción de un ínfimo detalle: hay que delinear con ellos al final de cada obra si se trabaja con técnica húmeda, porque no son resistentes al agua, por lo que si estás pensando en usarlos para delinear, y luego usar acuarelas, debo advertir que aguarán tu creación. Sin embargo, si se usa después, para delinear al terminar de ilustrar, dan un acabado perfecto, con un color satinado y brillante precioso, además de la amplia gama de colores que tiene, es un producto que recomiendo al 100%. Siempre que no se use como base de una ilustración a técnica húmeda.

Rotuladores Promarker

Rotuladores Staedler, triplus fineliner

No solo he usado los Staedler, triplus fineliner para los pequeños bocetos que se pueden ver aquí, si no para la obra final. De la cual, voy a hablar a continucación.

La obra final

Esta es una fotografía de la ilustración final de Momo. A los lados podéis ver los rotuladores Staedler y los lápices Prismacolor.

Decidí que una fotografía iba a captar mucho mejor las texturas y los colores, que si escaneaba el dibujo y luego la pasaba por un proceso de edición, donde iba a desvirtuarla demasiado. La fotografía la dota de calidad, sin embargo, os aseguro que cada vez que tengo delante la ilustración, cuando la saco a revisarla en vivo y en directo, me sorprendo de mi misma y de los materiales que usé, ya que tiene una alta calidad, y me parece tan preciosa que la fotografía no captó realmente como es. Y lo digo de corazón, para mí la mezcla de técnicas que tiene esta ilustración es única. Y voy a hablar de ellas.

Acuarela

Para empezar a darle color a la ilustración, como he hablado antes, comencé con la acuarela. Usé dos paletas de acuarelas diferentes. Las Koi, y las Winsor & Newton.

Acuarelas Koi, 18 colores

Acuarelas Winsor & Newton, 8 colores

Partiendo de esta base, ya os puedo garantizar que el resultado final, va a ser muy bueno, porque la combinación de estas paletas de alta gama, es simplemente perfecta. Considero que hay otras muy buenas marcas de acuarelas, pero para Momo, no necesité más. Realicé muchas pruebas previas para mezclar ambas paletas, saber como aguarlas, y lograr el color que Momo tiene, por ejemplo, en su pelo. Aunque los culpables de ello no son solo las acuarelas, si no los lápices de colores.

Lápices

Aunque haya dado sombras con las acuarelas, y las diferentes técnicas aguadas, itensifiqué las sombras con los lápices de color Prismacolor, también de alta gama. Pensaréis, “vaya, si que hay pasta para tanto producto alta gama” pero la verdad es que no. En realidad tanto buen prodcuto es obra de tener un trabajo, importante, pero principalmente es el resultado de muchos años de acumulación de materiales estudiando artes (además de compartir materiales con tu pareja) terminas con una colección que si no se usa, es un delito, al menos eso pienso yo.

Los lápices no solo intensifican el oscurecimiento de las sombras, si no que aporta una textura de gráfico única, llena de color que da vida a la suavidad de la acuarela, y el resultado es simplemente precioso.

Toques finales: Rotuladores y acrílicos

Si os fijáis bien, la línea de la figura no está completamente cerrada, hay zonas mas oscuras y otras mas claras, eso está hecho a propópsito para crear volumen, yo creo que es uno de los motivos por los que su carita y su brazito se ve tan redonditos y jugosos, aparte de todo el color y el dibujo en sí, esto ayuda a esta apreciación visual.

En el caso del pelo, en la raíz y parte de las puntas, decidí usar los rotuladores Staedler, para intensificar el color y darle mas cuerpo, solo unos trazos sutiles en puntos de menos luz para darle profundidad.

Y para terminar, como no, siempre uso acrílico blanco para dar luz a los ojos con pequeños puntos, a las mejillas. Brillos de trazos suaves en el pelo y la ropa, y para mi la obra está terminada.

¿Qué os ha parecido la entrada? ¿Os ha parecido útil? Al menos espero que os haya gustado y hayáis aprendido algo sobre mi forma de trabajar.

¡Gracias por leer y ver!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *